No pues, tan avispados.

“Mijo, ¡avíspese pues!; …vea que el vivo vive del bobo”. Esta frase de abuelas, probablemente tenía una buena intención: indicarnos que estuviéramos atentos todo el tiempo y que no dejáramos que nadie nos pasara por encima, teniendo en cuenta que había tanto “aventajado” por ahí.

LEER MÁS >>