Actuar por convicción en el 2017

¡Se nos fue este año, Lolas! Tuvimos días llenos de trabajo y estudio, de chateadas interminables con el bizcocho que -por fin- nos hizo verdaderamente felices, de gozo pleno con las Lolitas del alma, de aprendizaje puro y duro -como sabrán ustedes que nos gusta-. Nos alegramos por saber que terminamos este año con tantas anécdotas contadas y compartidas en www.lolas.com.co, con fotos memorables en nuestras redes sociales, con buena salud y buenas amistades; con amor propio y amor por los demás.

Pero, es justo ese último punto el que también nos puso con la cabeza loca de tanto pensarle. Así terminamos nosotras nuestro año, sin embargo, la actualidad mundial nos deja algo atónitas. Las pantallas muestran imágenes desgarradoras de familias enteras sufriendo la crisis humanitaria en Siria, los periódicos hablan del real y atroz -nada ficticio- crimen contra Yuliana Samboní, Rosa Elvira Cely y las otras tantas mujeres abusadas y asesinadas. Hasta la realidad más cercana nos deja ver cómo es en esta época donde las estafas incrementan, los índices de inseguridad se disparan y las supuestas promociones de los centros comerciales arrebatan las primas y sueldos de trabajo que tanto costaron.

Inolvidable 2016 que empezó y terminó con puro drama, como si fuéramos extras de una película que nos cogió en la calle por sorpresa: el ataque en Bruselas en marzo y la muerte del embajador ruso en Turquía, en plena muestra pública de sus funciones, a finales de diciembre.

Este año se nos va con la victoria de Trump, el Brexit, el holocausto sirio sucediendo ante nuestros ojos, con mandatos que rayan lo dictatorial en democracias como la de Ortega en Nicaragua, las decisiones inverosímiles de Maduro, la destitución de Dilma en Brasil, y un ‘No’ victorioso en el plebiscito colombiano casi le hace zancadilla a la paz.

Y a pesar de todos los sucesos desafortunados que presenciamos, parece que nos acostumbramos a las malas noticias, a las muertes, a los despojos, a la alienación del ser humano. Ese desprecio a lo ajeno es lo que más agriera nos da a las Lolitas.

Este mal sabor nos da entender al hombre como indiferente y ciego de las tragedias, y no lo toleramos más porque aparte de saber mal, duele en el alma que lo único que hacemos es compartir en redes sociales nuestra indignación, ¿y de ahí qué? Poco actuamos para superarla. Es lamentable saber que, muchas veces, estar vivos es un milagro. Y no debería ser así. Estar vivo es actuar, no por inercia, sino por convicción de estar vivos.

¿Por qué entonces? Por qué parecemos anestesiados, por qué dejamos que las cosas pasen. Péguense a ver si sienten el golpe y después multipliquen por 100 el dolor, el dolor de quienes sufren y que nosotros compartimos, comentamos y publicamos en Facebook. ¿Vivir soportando eso es justo? Lolitas, si no lo creen así, como nosotras, actúen. Y las acciones comienzan desde lo minúsculo como ayudarle al otro cuando se cae, regalarle una sonrisa, en vez de tragárnosla, dar las gracias porque también nos las merecemos nosotras, de unirnos a cualquier lucha social y divulgar con condolencia, porque nos duele el otro, a ver si de poquito a poco los demás se conmueven y actúan también.

Así que Lolitas no permitamos que este nuevo año se nos pase por alto siendo ciegos de lo ajeno. Hay mucho amor por ahí, seamos parte de él también. Necesitamos un cambio y ese cambio viene por decisión de sentirnos vivos y pertenecientes de este mundo.

Por: Lola Afrodita y Lola Mulata

**¡Atención Lolitas lectoras!
Este es un espacio para compartir experiencias e historias subjetivas y personajes que no obedecen a ideas generalizadas sobre lo femenino, son simplemente formas particulares de ver del mundo. Lolas Magazine no se hace responsable por las opiniones de sus escritoras e invita a la feminidad en pleno a abrirse a la diversidad de posturas. Si no te sientes identificada con este texto, respira profundo, cuéntanos tu opinión o let it go

 

Lolas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *