Acto I – La bienvenida

(EL DRAMA EN TRES ACTOS)

Nunca voy a olvidar el día en que desperté, fui al baño como de costumbre y apareció frente a mis ojos una mancha roja. Mi órgano sexual había despertado y con él, una ola de hormonas descontroladas que a partir de entonces me acompañarían hasta los días mesiánicos de la menopausia.

… 

 

¡Destapamos las Lolas!

Que nos perdonen los bizcochos sabrosones por dejarlos con los crespos hechos en más de una noche romántica. Que nos perdonen esas amigas del alma por contar sus historias, que tienen todo de novela mexicana y nada de cuento de hadas; pero, sobre todo, que nos perdone nuestro amado e incondicional drama por usarlo como materia prima para siempre conseguir lo que queremos.

…