Ho’oponopono

El Ho’oponopono dice que podemos amarnos lo suficiente a nosotros mismos y a los demás para asumir la responsabilidad de sus y nuestras situaciones y poder perdonar.

En uno de los fantásticos tacos de esta ciudad, cerca a la calle 10, vi un papel pegado a un poste que decía “Lo Siento”. En el siguiente poste, en un papel igual, se leía “Perdóname”, y en los siguientes dos estaban las frases “Te amo” y “Gracias”. La lentitud del taco me permitió ver que las cuatro frases estaban conectadas por estar impresas en el mismo papel y con la misma tipografía, pero en realidad comprendí que eran un grupo porque desde hace algunos años las he visto en diferentes lugares. Me pudo la curiosidad y con la ayuda de nuestro oráculo moderno encontré que hacen parte de esta sonorísima palabra: Ho’oponopono.

Ho’oponopono es una práctica hawaiana de perdón y reconciliación que también se ha practicado en otras islas del Pacífico. Consiste, a grandes rasgos para no aburrirlo con los detalles aquí, en pronunciar las frases ante cualquier situación de desagrado o agravio. Se trata de una limpieza mental y de una liberación del rencor o del dolor y aunque tradicionalmente se realizaba en una ceremonia con sacerdotes Huna, hoy es una practica extendida por el mundo particularmente en los círculos de “mindfulnes”. A través de la confesión, de la discusión, la oración y el arrepentimiento se da una restitución mutua y se rectifica una relación. Los practicantes hawaianos de esta ceremonia creían que los agravios y las rabias causaban enfermedades así que para sanar el cuerpo de alguien sostenían ceremonias de desagravios con Ho’oponopono.

Me sorprendieron dos cosas: la primera es que en la actualidad las cortes de justicia en el estado de Hawaii permiten que ciertas disputas se resuelvas a través de encuentros de Ho’oponopono con terapeutas o sacerdotes avalados por la misma corte. Lo segundo es que ninguna fuente de Internet sobre el tema deja de mencionar el curioso caso del doctor Ihaleakalá Hew Len quien trabajó en el Hospital Estatal de Hawaii durante cuatro años, en el pabellón donde encerraban a los enfermos criminales más peligrosos.

Su trabajo allí, según la documentación disponible, consistió en practicar el Ho’oponopono con cada paciente, incluso sin estar en consulta directa con ellos, es decir, sin verlos. Después de unos meses los niveles de dosis de medicación pudieron ser disminuidos, algunos fueron dados de alta, los encierros absolutos se acabaron y otras formas de medir el éxito del doctor Len siguieron sucediendo.

La teoría del Ho’oponopono sugiere que este no solo funciona para asumir la responsabilidad del agravio que se le hizo a otra persona sino para gente y situaciones en las que creemos que no tenemos nada que ver. Según la filosofía del Ho’oponopono todos somos responsables de todo, contribuimos de alguna manera a que todo suceda para bien o mal. El doctor Len explica que la total responsabilidad se extiende a todo lo que está presente en tu vida. Todo el mundo eres tú. ¿Difícil? Mucho. Siempre pensamos que somos responsables de lo que hacemos, pero no de lo que los otros hacen. El Ho’oponopono dice que eso no es así.

El Ho’oponopono dice que podemos amarnos lo suficiente a nosotros mismos y a los demás para asumir la responsabilidad de sus y nuestras situaciones.

¿Cómo se hace?

La forma más simple es que cada vez que sucede algo que nos desagrada, o que alguien tiene una actitud que no nos gusta, se puede pensar o decir “por favor que sea sanada la parte de mi mente que creó este problema”. Luego decir: “Lo siento, te amo, por favor perdóname y gracias”… arrepentimiento, perdón, amor y gratitud.

 

María Camila Vásquez

 

2 thoughts on “Ho’oponopono

    1. Hola Margarita! Qué bueno leer ese comentario, la verdad es que me gustaría saber más sobre cómo te ha dado resultado porque los testimonios son una de mis cosas favoritas en la vida; me parece que empoderan a la gente a creer que todo se puede. Un saludo afectuoso y si te animas a contarme más, yo feliz!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *