DÍA NACIONAL DEL TANGO

Estas líneas han sido escritas pensando en mi ciudad y su sentir por el tango, también están pensadas en la comunidad tanguera de la academia El candombe, especialmente en mis profesores quienes proyectan el misterio del abrazo en sus alumnos y sobre todo en Jhonny Blandón, su director, quien asumió que su destino está en el tango “

Bandoneón, hoy estamos vestidos de frac porque vamos a celebrar por lo alto el 11 de diciembre, consagrado como el Día Nacional del Tango. Y será este nuestro traje porque fue así como se vistieron Julio de Caro y Carlos Gardel para entrar ellos y su tango a los salones elegantes y al soñado París. Están juntos hoy estos monumentos de la música porteña porque ambos nacieron un 11 de diciembre-aunque en distintos años-.

Hoy, fuelle, vamos a estar muy teatrales: imaginemos al empresario Ben Molar en Corrientes y Esmeralda (1) -el escenario- y allí, él va a pensar que fue una confabulación de los astros la que permitió que confluyeran en una misma fecha dos nacimientos tan representativos como el de Gardel y el De Caro -los protagonistas- que encarnaron la música y la voz. Bueno, y allí en la esquina del tango pensó en buscar la declaratoria de este día como nacional y acudió a muchas instancias oficiales con todos los argumentos pertinentes y pasando 11 años le aceptaron su propuesta (1977). Desde entonces estamos viendo en cartel esta conmemoración. El elenco de la obra cuenta con otros actores llamados la comunidad tanguera, conformada por: músicos, compositores, letristas, cantantes, bailarines, coreógrafos y profesores, a lo mejor ellos te dirán: ¿qué tango hay que cantar?

Para seguir con esta performance, diremos que el desarrollo del guion empezó hace muchos años -entre 1850 y 1890 en la Cuenca del Río de la Plata- con un flujo migratorio de considerable importancia que dio a luz: “Esa ráfaga, el tango, esa diablura…” (2) que aún no ha terminado y hagamos el ejercicio de imaginarnos que aunque no existiera el mundo, los tangos seguirían sonando.

El guionista, productor y director de todo esto -Ben Molar- quien cumplió con muchas empresas como ayudar en su carrera a artistas de la talla de Mercedes Sosa, a grupos como El club del clan, y la proeza de conseguir la reunión de poetas, músicos y pintores para el famoso trabajo Los catorce con el tango, no cumplió con la tarea de aplazar su muerte otros seis meses, para llegar a los 100 años. Será recordado por impulsar la difusión del tango. Fue dueño del sello disquero FERMATA.

Uno de los personajes centrales de este día, de esta obra, y de la historia del tango está en el Olimpo de los dioses, tal vez cantando Volver y nació para el mundo un 11 de diciembre de 1890, sus cenizas están en la Chacarita con un letrero que dice Carlos Gardel.

El otro protagonista, aparece en el centro de la Orquesta: Julio de Caro, violinista, compositor y director, hijo de un inmigrante italiano, José de Caro de Sica, quien fuera profesor del Conservatorio del teatro de la Scala de Milán y quiso tener en la América una escuela que impartiera formación musical para sus 12 hijos y los hijos de la conseguida América. De Caro, enamorado del tango, se marchó de la casa, por orden expresa del jefe del hogar quien sentía que no era lo justo que sus hijos se dedicaran al tango. Luego de este suceso, el bandoneonista Eduardo Arolas lo acogió en su grupo.

Qué bueno, que después de largo tiempo pudo abrazar a sus “viejos” y portar los galardones que le había proporcionado su trabajo como músico del tango sumando muchos años, llevando como insignia la idea de que “el tango también es música”.

Julio de Caro amerita muchas páginas, pero hoy lo despedimos con esta corta reseña y recordando que por su formación instrumental fue el hacedor de la escuela Decareana. Grabó 420 obras. Son destacadas: Mala junta, Boedo, Tierra querida y El arranque, este título dio nombre a una de las orquestas más importantes del momento. El primer día que se conmemoró El día nacional del tango (1977), el Luna Park lo recibió colmado de 15.000 personas entre ellas cantores y músicos, para cantarle su cumpleaños.

A este violinista que nació en 1899 y murió en 1980, Piazzolla le compuso un tango: Decarísimo, un superlativo, que de verdad, le queda tan bien como el frac.

Quién quita, bandoneón, que tu traje de gala te inspire a pensar: ¿qué tango hay que cantar?

(1) Corrientes y Esmeralda. Llamada la Esquina del tango. También hay un tango que lleva su nombre: Letra: Celedonio Flores. Música: Francisco Pracánico.

(2) Poema El tango de Jorge Luis Borges..

 

laura-bandoneon

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *