Música y espacio público

Tan bonito y pertinente, como nostálgico, el regreso de la retreta al Parque de Bolívar, que ahora alternará a la Banda de la Universidad de Antioquia, por el momento con sus viejas partituras y una dirección nueva, con la Red de Bandas de Música de Medellín.

La música en vivo, en el espacio público urbano, es un poderoso apoyo para suavizar el caos del ruido y el desorden que viven las ciudades. La retreta dominical hace parte de ese aporte, que viene del pasado bucólico de construcción de la urbe. Los pueblos adecuaban el quiosco de su parque principal para los músicos y todo quien quería se acercaba a disfrutar de los sonidos venidos del mundo. Oír la retreta hizo parte de los ritos de iniciación cultural en Medellín.

En los años setenta del siglo pasado, cuando ya se iniciaba el deterioro del Parque de Bolívar, procuraba no faltar a la retreta que ofrecía la Banda Sinfónica de la Universidad de Antioquia. Ya no había quiosco, sólo la plataforma a cielo abierto en el costado oriental de orondo Bolívar en su caballo. Si llegaba temprano, veía descargar atriles, sillas y algunos instrumentos del ya en esos días viejo camión que los transportaba; buscaba además al señor, seguro jubilado, que entregaba el programa impreso en un cuarto de hoja, con la técnica de la época. Seguido, me disponía con otros asiduos espectadores a escuchar las melodías del repertorio de la llamada “música culta” y la última “religiosa” interpretación de una canción colombiana; (había personajes emblemáticos como una especie de lord inglés, de impecable vestido y gran bigote blanco, que soportaba el calor, siempre en el mismo punto, para escuchar la música, y los excéntricos nuevos, casi todos estudiantes universitarios).

Con el crecimiento de la urbe, el deterioro del centro, la violencia del narcotráfico y otras lacras, llegó la cancelación de ese espacio dominical y la trashumancia de la banda por otros sitios, en especial hacia los centros comerciales. Puede parecer lo mismo, un concierto de la banda allí, que no rechazo, pero no es lo mismo la música en vivo a cielo abierto, o en espacios públicos.

Durante estos años, por fortuna, la ciudad creció en oferta de música en vivo en espacios públicos, o en programas institucionales en ese campo. Vale destacar la Escuelas de Música, los festivales de diferentes géneros, que complementan una oferta buena en espacios cerrados como teatros y auditorios. Los músicos espontáneos, hechos en las esquinas, o en los grupos de los barrios, se complementan con el nuevo auge de la formación universitaria que dio Eafit al ofrecer los programas de música. Pero quedó faltando, hasta ahora, el programa semanal del Parque de Bolívar.

Tan bonito y pertinente, como nostálgico, el regreso de la retreta al Parque de Bolívar, que ahora alternará a la Banda de la Universidad de Antioquia, por el momento con sus viejas partituras y una dirección nueva, con la Red de Bandas de Música de Medellín.

Creo que la ciudad puede hoy con más espacios como este, aún simultáneos. Los parques del El Poblado, Boston, o Belén, para citar algunos pueden ser los escenarios y seguro que tenemos una oferta potente que alternaría sin problema en esos espacios. Sería, además, un motivador para otros municipios que en la “modernización” de sus parques principales, perdieron el espacio y el aliento para la música en vivo de los domingos, o de las celebraciones locales.

Promover la música que junta a los ciudadanos.

Nostalgia en el regreso de la retreta dominical al Parque de Bolívar.

Nostalgia en el regreso de la retreta dominical al Parque de Bolívar.

Las viejas partituras que alegran la mañana de domingo.

Las viejas partituras que alegran la mañana de domingo.

Nueva dirección, músicos de experiencia y jóvenes en la Banda de la U. de A.

Nueva dirección, músicos de experiencia y jóvenes en la Banda de la U. de A.

Hay oferta musical en la ciudad en muchos espacios, incluyendo el metro

Hay oferta musical en la ciudad en muchos espacios, incluyendo el metro

Nuevos músicos para los nuevos espacios. Parque Arví.

Nuevos músicos para los nuevos espacios. Parque Arví.

 

caminante-urbano

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.