Bariloche: parrilla argentina

Su terraza y grandes ventanales, que permiten apreciar la naturaleza circundante, hacen de Bariloche un lugar encantador para comer una parrilla argentina, acompañada de un buen vino tinto, sin mirar de reojo el reloj, como acostumbran los gauchos en sus fiestas familiares.

Por Juan Sebastián Mora

El principal cocinero y uno de los propietarios del restaurante es Ariel Salas, administrador de empresas argentino y parrillero de corazón, quien se encarga de que Bariloche sea un espacio donde cada cliente se sienta tan confortable como en casa.

Uno de los diferenciadores de Bariloche es la abundancia de guarniciones (10 calientes y 10 frías, recomendadas las alubias con cuajada al cilantro, el puré de papa y los palitos de mozzarella), entre las cuales el comensal puede elegir tres para acompañar cortes de excelente calidad y generoso tamaño como el ojo de bife y el bife de chorizo.


Matambre de cerdo a la pizza

Para dos personas con apetito voraz, Ariel aconseja la parrillada argentina (contiene corazón de cuadril, solomito o vacío, chorizo, bondiola de cerdo y pollo). Los vegetarianos también encontrarán ricas alternativas como los malfattis de espinaca y queso en salsa pomodoro y la ensalada patagónica.

El matambre de cerdo a la pizza, las pastas en distintas salsas y el choripán son otros platillos a probar en Bariloche, que también ofrece irresistibles postres como la pasta frola (muy típico de Argentina), la chocotorta (una torta en copa que les quita el aliento a los amantes del chocolate) y la panna cotta de frutos rojos.
Bariloche se encuentra en la calle 20 sur # 38-181. Informes en el teléfono 313 7605.