Aún reina la indisciplina vial

En El Poblado
Aún reina la indisciplina vial
La movilidad no solo depende del número de vías, sino del uso adecuado de las que existen, como lo corrobora este reportaje gráfico

Si se hiciera un examen sorpresa sobre las señales de tránsito o responsabilidad vial a quienes frecuentemente conducen por El Poblado, posiblemente la mayoría lo perdería. Señales reglamentarias como el pare, ceda el paso, uno a uno, prohibido parquear, solo por nombrar algunas, se irrespetan en el día a día en diferentes sitios y tramos neurálgicos, empeorando la ya compleja movilidad en la comuna 14. Pese a los tacos y al alto número de vehículos, muchos conductores se empecinan en ser “fittipaldis”, manejan a la ofensiva y no a la defensiva, como lo enseñaban las viejas escuelas de conducción; pitan, aceleran, insultan e irrespetan a otros ciudadanos, a sus compañeros de vía y, sobre todo, al peatón.
Este recorrido fotográfico por algunos sitios en El Poblado da cuenta de la indisciplina vial.

Debido a la velocidad con la que transitan los vehículos que bajan en sentido oriente-occidente por la loma Santa Isabel (calle 7 B, por el Mall Verona) hacia la Transversal Inferior, frecuentemente se presentan choques.


La loma de Los Parra en sentido oriente-occidente ha sido tomada por muchos conductores como un corredor vial rápido, lo que es causa frecuente de accidentes.


La señal de tránsito “paso uno a uno”, ubicada en la Transversal Superior con la loma de Los Balsos, donde se construye un paso a desnivel, es irrespetada por numerosos conductores que se adelantan y no ceden el paso. Esto empeora el tráfico.


Para quienes transitan desde el Vivero Municipal por la carrera 43 E, en el Barrio Manila, esta vía se convierte en un solo carril por la desobediencia de los conductores que parquean sus vehículos en los costados, inhabilitando uno o dos carriles.


El espacio público se ha vuelto el parqueadero del gimnasio Tremen ubicado en la carrera 43 No. 10 Sur – 7a7 (La Aguacatala), ya que este no cuenta con los propios.


En la calle 11 B Sur, sector La Aguacatala, funcionan varias entidades de salud que, según los vecinos, no cuentan con las zonas de parqueo exigidas. En la calle se pueden contar hasta cinco empresas de salud.


El nuevo cruce de la calle 9 con la carrera 43 B, en Astorga, se convirtió en un punto de choques frecuentes. Debido al trazo de la vía, los que bajan por la 9 tienen poca visibilidad y a menudo no marcan el pare, pues creen que llevan la vía.


A pesar de que el Casino San Remo, ubicado en la carrera 43 con la calle 11 Sur (frente a la Rosa Mística) tiene parqueadero interno, sus visitantes también se parquean en las calles circundantes, incluso encima de los “pare” que están pintados sobre la vía.


Martes y jueves, día de peregrinación de los devotos de la Virgen de la Rosa Mística, ubicada sobre el costado norte de la Avenida de El Poblado, el lugar se convierte en parqueadero público, incluso, con acomodador propio. El problema le ha quedado grande a las diversas administraciones municipales.


Los carros que suben por la canalización que circunda la quebrada La Presidenta, en Patio Bonito, invaden el carril proveniente del puente nuevo cercano a Almagrán (empalme de la calle 7 y la transversal 6 y que hace parte de la conexión vial 43 BCD) en sentido norte – sur. Punto neurálgico en la movilidad.