Árboles talados presentaban riesgo

La comunidad pide a las autoridades explicaciones por corte de árboles. El Área Metropolitana responde

Tala en la avenida El Poblado, a la altura del parque La Presidenta, el martes 20 de octubre

Por Álvaro León Pérez

Un grupo de transeúntes observa a dos obreros cortar en pequeños trozos la madera del que hasta hace poco fue un enorme árbol que se elevaba varios metros sobre la avenida El Poblado, a la altura del parque La Presidenta. La escena se registró este martes 20 de octubre, en horas de la tarde.

“¿Por qué lo habrán cortado?”, se pregunta Rosa León, quien a esa hora transita por el lugar. En los últimos días tal interrogante se ha vuelto recurrente entre los habitantes de El Poblado, quienes no entienden los parámetros bajo los cuales el Área Metropolitana planifica y ejecuta sus labores de tala.

Talas en inmediaciones de parque ambiental
El viernes 16 de octubre los vecinos del barrio el Diamante # 2 evitaron que fueran cortados árboles ubicados en terrenos aledaños al parque ambiental Bosques de La Frontera.

“Derribaron un árbol de 15 metros de altura e iban a hacer lo mismo con los que hay frente a la bomba de Los Ochoa por la calle 18 sur. Esos árboles están totalmente sanos y es una ironía absoluta que los desaparezcan de un terreno que hará parte de un parque ambiental”, declaró Óscar Betancur, residente en la zona.

Ese día, varias personas comunicaron su inconformidad a las autoridades y solicitaron detener el procedimiento.

Así lograron suspender temporalmente la medida, autorizada mediante documento con el radicado 0144867, expedido por el Área Metropolitana.
“No sabemos qué va a pasar con los demás árboles. Llegan sin avisar y comienzan a cortar sin explicar nada. El día que estuvieron aquí dijeron, antes de irse, que podían regresar en cualquier momento”, agregó Betancur.

El Área Metropolitana responde
Eugenio Gaviria, funcionario de la Unidad Forestal del Equipo de Control y Vigilancia del Área Metropolitana, manifestó que la tala de árboles en la calle 18 sur “es una acción de prevención del riesgo que no tiene nada que ver con la ampliación del parque. Todo árbol tiene un ciclo vital y al final comienza a perder su capacidad de aporte medioambiental. Estos son doce eucaliptos que presentan senilidad, malformación, inclinación pronunciada sobre la vía y problemas fitosanitarios”.

Gaviria precisó que la floración del eucalipto no es atractiva para aves, insectos ni mamíferos y agregó que esta especie foránea suele presentar desprendimiento de ramas en su etapa adulta, así como problemas de raíces que la hacen propensa a volcamientos.

“El permiso para talar los árboles sigue vigente y el Municipio tiene la obligación de prevenir el peligro que representan para vehículos y transeúntes. Actualmente estamos pagando errores de hace cuarenta años, cuando se plantaba cualquier cosa en cualquier lugar. Un árbol de la especie adecuada sembrado en el espacio adecuado no tendría que ser talado”, agregó el funcionario.