Aprovecharon para quejarse

Aprovecharon para quejarse
La comunidad pidió mayor seguridad, más control a la pólvora, más cámaras de seguridad y mejor iluminación


La reunión de seguridad del pasado lunes con las autoridades, la Alcaldía y convocada por Corpoblado (mencionada en la página 3), sirvió como espacio para que la comunidad planteara problemáticas que vienen aquejando a los barrios.

Una de estas denuncias fue de los residentes de la loma de El Garabato. Según la queja, la presencia de autoridades policiales es escasa para controlar la quema de pólvora en espacios como las canchas barriales. Al parecer una situación advertida hace unos días en horas de la mañana solo fue atendida a eso de las 4:00 de la tarde, lo que cuestiona la velocidad de reacción de la policía.

“Cuando llegan los uniformados a requisar no encuentran nada, pero es porque esos muchachos guardan sus paquetes de droga o pólvora en los árboles y en cualquier espacio escondido”, fue la explicación de los representantes de este barrio.

La comunidad de la loma de Los Parra fue un poco más allá. Ellos explicaron que “la policía sabe quién es el que vende la pólvora, pero no hace nada para evitar que lo siga haciendo”. Uno de los presentes advirtió que incluso ha recibido amenazas de parte de este expendedor, situación que ya es conocida por la Estación de Policía de El Poblado.

Pero si en las lomas llueve, en las zonas bajas y céntricas de la comuna 14 no escampa. La Junta de Acción Comunal de Poblado Centro expresó su preocupación por el incremento del raponeo. “Ahora con la peatonalización vamos a necesitar mucha más presencia policial”, fue el clamor ciudadano.

Incluso este comentario recordó que este viernes 7 de diciembre se tiene organizada una reunión a las 2 pm. en el MasCerca, para hablar de posibles abusos en esta nueva condición que se proyecta para el Lleras.

Amparo Gaviria, presidenta de esta Junta de Acción Comunal, pidió además mejor iluminación para algunos tramos en las noches, sobre todo en la calle 7 (Clínica Medellín) en el cruce con la 39. Al parecer, allí los atracos a residentes y a turistas son el pan de cada día. La propuesta es instalar cámaras de vigilancia en los alrededores.

John Jairo Arango, representante de la Junta de Acción comunal de Los Mangos, San Lucas, aprovechó su intervención para evidenciar la cantidad de atracos que se presentan en su barrio, así como las dificultades que se tienen en la frontera con Envigado para controlar los delitos. La frase es que “San Lucas tiene banda propia de atracadores”.

“Cuando se denuncia algo, hay mucha lentitud en la atención, además, nos quitaron la repetidora que estaba en las Palmas y que servía para darle señal a los radios de comunicación que teníamos. Ahora estos aparatos sirven solo como adorno en el cinturón”, dijo Arango.

La comunidad también explicó que muchos delincuentes se están escudando en las mismas unidades residenciales, que parece como si tuvieran su propia ley. La policía solo está llegando hasta las porterías, pero al parecer no pueden entrar”, según la advertencia generalizada.

Policía y Alcaldía responden
Aunque no se dieron respuestas concluyentes a las denuncias emanadas de la reunión, la administración municipal aprovechó para hacer un balance general de la seguridad.

El vicealcalde de Gobernabilidad, Seguridad y Servicio a la Ciudadanía, Luis Fernando Suárez, y el Secretario de Seguridad de Medellín, Eduardo Rojas, fueron los encargados de explicar lo que consideran un gran avance en este tema específico.

Primero están los 30 mil millones de pesos entregados a la policía, además de los 20 mil millones adicionales para la compra de 60 camionetas Duster, que se convertirán en patrullas inteligentes.

El pie de fuerza también podría ser aumentado en los próximos días. El pedido específico al gobierno nacional es de 1.100 hombres más para Medellín.

“Con esto lo que pretendemos es mantener unos niveles de delincuencia que han bajado: En 1994 teníamos 386 homicidios por cada 100 mil habitantes y este año esa cifra es de 47 por cada 100 mil.

Redujimos en un 24 por ciento los homicidios entre 2011 y 2012. Este año en El Poblado solo se han presentado siete homicidios, mientras que en 2010 tuvimos 22. Tenemos 122 cuadrantes de seguridad en la ciudad, 10 CAI móviles (algunos con cámaras) y esperamos llegar a 21. Por si esto fuera poco, tenemos 1.000 cámaras diseminadas en sitios estratégicos”, explicó Luis Fernando Suárez.

Así terminó esta reunión que demostró dos cosas: que la seguridad sigue marcando la agenda en El Poblado, y que son la mismas caras las que llegan a denunciar las problemáticas identificadas por todos.