Antes de cerrar el año

Para El Poblado, un tema de primer orden ha sido y seguirá siendo el de la Valorización y la construcción de los proyectos viales por este sistema

Al término de 2014 y ad portas de 2015 es inevitable hacer un balance de lo que deja el año y mirar con expectativa el que se avecina.

Para El Poblado, un tema de primer orden ha sido y seguirá siendo el de la Valorización y la construcción de los proyectos viales por este sistema. La ejecución de las obras, por fortuna, ha avanzado de manera independiente a las reacciones suscitadas por los cobros a los contribuyentes, y el balance, a nuestro modo de ver, es positivo. De los 23 proyectos contemplados por el Plan Vial El Poblado, siete están finalizados, otros siete están en ejecución y en los próximos días empiezan otros dos, recientemente adjudicados. Estos serán fundamentales para aliviar la congestión del tránsito en dos sectores críticos, si bien podrán ser traumáticos durante su construcción: el paso a desnivel de la Transversal Superior con la calle 10, y la prolongación de la carrera 37A hasta la vía Las Palmas, en el sector de Castropol. El primero de ellos dará continuidad a la circulación vehicular de la Transversal, independizándola de la calle 10, lo que permitirá una movilidad sin interrupciones en este sector. Trece meses durará su ejecución. El segundo se tomará cinco meses y es un nuevo acceso a Castropol desde Las Palmas, por lo tanto se prevé que disminuya el ingreso de vehículos a esa zona desde la Avenida El Poblado.

En el otro aspecto crucial de la Valorización, el del derrame propiamente dicho, no se puede negar que la administración municipal ha sido diligente, al menos para atender las solicitudes de la comunidad en el Centro de Atención del Fonvalmed. Sigue, sin embargo, el descontento de muchos con la negativa del alcalde Gaviria de excluir de los cobros, como mínimo, las dos obras más costosas del proyecto, como son la prolongación de Los Balsos y la ampliación de la carrera 34. Aunque los argumentos de los opositores han llegado incluso hasta el Senado de la República, la Procuraduría y muy pronto a la Contraloría, la Valorización sigue en firme y al cierre de esta edición se habían recaudado $ 8.438.990.786.

Falta, sí, una acción más decidida de la Secretaría de Movilidad para controlar el tránsito en El Poblado. Si bien lo ideal sería el autocontrol de los ciudadanos, es indiscutible que la indisciplina social se fomenta cuando no hay una presencia constante y sistemática de las autoridades. Y eso es lo que pasa en las vías de El Poblado, como lo hemos denunciado en forma recurrente en estas páginas: más se demora un proyecto vial en ser terminado, incluso para cobrar por Valorización, que varios vehículos en apropiarse de él como sitio de estacionamiento, empeorando el caos vial. La realidad nos muestra que no bastan las señales de “prohibido estacionar en este costado”.

El 2015, por lo demás, será crucial para toda la ciudad. Al ser su último año de gobierno, es un periodo vital para que el alcalde Aníbal Gaviria consolide proyectos bandera propuestos desde la campaña, como el Cinturón Verde Metropolitano, u otros que fueron surgiendo a lo largo de estos años, como Parques del Río Medellín. Así mismo, para concretar su apuesta por la educación superior mediante el proyecto de ciudadelas universitarias, cuyo valor asciende a 315 mil millones de pesos, costos que serán sufragados con los ingresos de la venta parcial de UNE a Millicon.

Tocará, además, estar muy atentos a las propuestas que se concreten para regir los destinos del municipio desde 2016 hasta 2019, que guarden coherencia con el nuevo POT y que, en últimas, nos permitan gozar de una mejor ciudad, con oportunidades de crecimiento y calidad de vida digna para todos.