Aires de renovación

Aires de renovación

/ Juan Carlos Franco

Se respiran aires de renovación. Hagamos un alto en el camino y armemos un listado, quizá somero e incompleto, de cambios que ya pueden olfatearse:
•Foro Urbano 2014: Felicitaciones por este logro. Es lo mejor que puede pasarle a Medellín para que se ponga realmente seria en cuanto a calidad de vida para sus habitantes. Esta ciudad por unos días se va a llenar de expertos en urbanismo, que no comen cuento y a quienes seguramente vamos a querer mostrarles con orgullo nuestros logros.
Esta gente no nos va a felicitar por nuestras vías y puentes, sino por la capacidad de disfrute de la ciudad por parte de sus peatones: cantidad y calidad de zonas verdes, de aceras y de puntos de encuentro. Y, ojalá, por nuestro aire ya no tan contaminado como hoy.
•Corredor Verde del Río Medellín: Excelente saber que sí piensan enterrar las vías y dejar los exteriores como punto de encuentro y disfrute de los ciudadanos. Mejor aún si el río para ese entonces va a estar relativamente limpio. Todo lo que sea más y mejores zonas verdes es bienvenido. También el Parque Lleras debe peatonalizarse dentro de la presente década.
•Distrito de El Poblado: Por fin parece haber consenso sobre el cuidado especial que merece El Poblado dentro del contexto de la gran metrópolis de Medellín. No es porque aquí viva gente que merezca privilegios especiales, diferentes a los del resto de la ciudad, sino porque requiere de políticas concretas y a la medida para frenar el deterioro que durante ya muchos años le han traído su crecimiento acelerado, desordenado y poco planificado.
Que haya una entidad seria preocupándose por el óptimo balance entre necesidades de conductores, habitantes y trabajadores de la zona. Que haya sentido común en las obras, que se pueda caminar sin obstáculos, que EPM sea más cuidadoso sobre dónde instala sus postes y tensores. Que haya un presupuesto para mejoras y reparaciones inmediatas…
•Reestructuración de la Alcaldía: Suena bien el proyecto del alcalde de reinventarse la administración de la ciudad. Que lo haga como le plazca, siempre y cuando el resultado sea mayor efectividad, tiempos cortos de ejecución y, sobre todo, sentido común. Suena bien que haya vicealcaldías, podría incluso haber una especial para El Poblado, ¿no?
•Nuevo Estudio de Movilidad: Hemos venido planificando las futuras vías de El Poblado con base en estudios muy desactualizados, de 2004 y 2008. Se han montado proyectos tan complejos como la Valorización de El Poblado. Ahora sale uno que sí parece reflejar el crecimiento reciente del parque automotor a ritmos antes insospechados.
Y si la valorización de propiedades se basa en que los tiempos de desplazamiento se iban a reducir –principio en sí altamente discutible- es casi seguro que el nuevo estudio concluya que, al contrario, se van a aumentar. Cabe preguntar, con toda cortesía, si esta nueva e innegable realidad hará replantear el proyecto.
•Control a las VIP: Ya era hora de que se diera este debate, que permitió comparar los argumentos a favor de permitir este tipo de proyectos en El Poblado (inesperados y débiles) y los argumentos en contra (numerosos y sólidos). No quedan muy bien paradas las curadurías, va siendo hora de rediseñar sus funciones y responsabilidades. ¿Necesitamos veedurías para las curadurías?
opinion@vivirenelpoblado.com