Adulaciones y Recomendaciones para mis colegas

Olga Clemencia con sus columnas de Las buenas Maneras me ha dejado sorprendida. Me encanta su lenguaje y la sencillez con que trata los asuntos de alto turmeque. Estoy segura que su columna es una de las más leídas y ha sido un verdadero acierto invitarla a nuestras páginas. Espero que algún día me pueda orientar sobre cómo una plebeya como yo, se le puede ofrecer al Príncipe de Mónaco sin hacer el oso. Para ella tengo dos recomendaciones bibliográficas: la primera es un librito titulado “La Cortesía. La virtud de las apariencias”; la segunda, a propósito de sus últimas columnas dedicadas a los cócteles, es de obligada adquisición y se titula “ Enciclopedia de los alcoholes”.

Anita Botero llegó hace poco a nuestras páginas. Su prestigio local y nacional y su idoneidad como Chef y empresaria aseguran la calidad de sus escritos. Breve y concisa, cada tema que trata lo hace perfectamente y con la claridad propia de quien ha trajinado con experiencia por la enseñanza culinaria. Debo reconocer que aun no me he sentado a manteles en su nuevo sitio, del cual sólo he oído maravillas. Espero muy pronto disfrutar de su deliciosa cocina. A ella, de quien estoy segura posee una interesante biblioteca culinaria, le recomiendo un libro que desde hace 3 años se encuentra en algunas librerías de nuestra ciudad.” Europa a la carta. Un viaje culinario”. No es un libro de recetas (claro que las tiene) es un completo y hermoso tratado sobre la s cocinas europeas cuya calidad editorial y lujo de información, es apenas para Anita.

Don Alvaro Molina nuestro chef de cocina ecléctica es un autentico personaje y fiel representante de su escuela. También ha llegado recientemente a nuestras páginas y lo viene haciendo de manera impecable. Me encanta su gran sentido del humor y sea esta la oportunidad para felicitarlo por su amena y reciente columna sobre los estudiantes para Chef, y el sexo en la cocina. Conozco muy bien su restaurante y su calidad de cocinero y anfitrión; pero desconocía sus cualidades de comentarista gastronómico. A él le recomiendo el libro de Manuel Vásquez Montalbán “Contra los gourmets” el cual estoy segura, Alvaro lo disfrutará como si estuviera pescando desde la hamaca.

En cuanto al Tiburón Anfitrión, sus comentarios son estupendos y de un paisa subido. Se le nota a la legua su buen conocimiento de la cocina internacional y su encarrete y gran aprecio por la comida de esta tierra. Su infaltable exclamación ¡Ahí está la Virgen! en todas sus columnas me permite sugerirle una lectura que le va como anillo al dedo, se trata de “Secretos culinarios de las hermanas Clarisas” ( Cocina monacal con 218 recetas de 71 monasterios en España).

En cuanto a Julián Estrada y sus "Apuntes de Servilleta", acertados comentarios y opiniones sobre el acontecer del mundo gastronómico así como de la enseñanza en nuestro medio de las artes culinarias, estoy convencida de que sus palabras han servido para aclararle y estimular a muchos en el camino que han emprendido. A él le tiro esta curiosa delicia escrita por Arturo Pardos, su libro la "Crítica de la gastronomía pura", propone con ollas y sartenes lo que Kant propuso en su tiempo.

Noé y sus Confesiones de Baco, con sus comentarios sobre el vino, el último invitado en llegar a esta suculenta reunión. Es menester aprovechar para agradecerle su breve historia del vino, no soy gran conocedora del mundo de las catas, pero debo decir que disfruto como pocas cuando me invitan a compartir un trago, especialmente por el goce de una buena tertulia. Esperando se defienda en inglés le recomiendo On Wine de Gerald Asher, el cual desde 1972 y con más de 17 reediciones sigue siendo una pequeña biblia para los especialistas del vino.

Premeditadamente no les doy la ficha bibliográfica tal y como debe ser, pues espero se tomen la molestia de llamar al periódico y preguntar por mi teléfono. Claro está que desde ya les propongo que en un día no muy lejano, mejor dicho, antes de finalizar este año, nos juntemos en algún lugar para que nos conozcamos y disfrutemos de una opípara tertulia. Con la venia de nuestros lectores…ahí le dejo esta inquietud.