2010, Año Internacional de la Diversidad Biológica

Año Internacional de la Diversidad Biológica
Año Internacional de la Diversidad Biológica

2010, Año Internacional de la Diversidad Biológica
Un patrimonio de la humanidad que representa la mayor riqueza en un planeta cuyo capital ecológico disminuye de una manera implacable.

Desde la atmósfera que nos rodea, hasta la corteza terrestre, la diversidad es la esencia misma de la Tierra, y de la vida que la habita y es conocida como biodiversidad. Todos los seres vivos sin importar el lugar donde vivamos, dependemos de los servicios proporcionados por los sistemas naturales, unos recursos que tienen una capacidad limitada y pueden llegar a agotarse totalmente sin posibilidad de recuperación.
El 2010, ha sido declarado por la ONU como el año Internacional de la Diversidad Biológica, cuyos objetivos están dirigidos a aumentar la conciencia sobre la necesidad de mejorar el manejo de esos recursos, conocer las amenazas que existen sobre ellos y alentar a las organizaciones y personas para desarrollar actividades de conservación.
Colombia, es un pequeño pedazo del trópico situado entre los dos mayores océanos del planeta y cruzado por tres ramales de la cordillera de los Andes. En su territorio existen todos los pisos térmicos, desde el árido nivel del mar hasta las cumbres nevadas, donde se asientan los más variados ecosistemas: arrecifes de coral, manglares, selvas, bosques, sabanas, desiertos, entre otros, hábitat de una inmensa variedad de especies y culturas ancestrales que le han merecido el título de país megadiverso. Un patrimonio de sus habitantes y de la humanidad que representa la mayor riqueza en un planeta cuyo capital ecológico disminuye de una manera implacable. En el 2010 tendremos un lugar para mostrar que un mundo sostenible no es una meta inalcanzable si todos nos comprometemos con la vida. Para más información visita: http:// 2010colombia.humboldt.org.co/

Salvar al planeta, salvar la vida
LAGUNA DEL OTUN. Carlos Esteban Restrepo
Federico Gaviria. 2

Ricardo Carrasco. El Cantil. Nuquí

A finales de 2009 los ojos del mundo estaban puestos en la Cumbre de Copenhague, donde, por más de dos semanas, delegados de cerca de 192 países, que incluyeron más de 100 mandatarios, buscaron un acuerdo para reducir las emisiones de gases de invernadero responsables del cambio climático. Después de numerosas discusiones, enfrentamientos y promesas, la gran asamblea terminó sin mostrar un verdadero compromiso.

Paralelamente, a la llegada de 2010, el más crudo invierno cubre a Europa y Estados Unidos, mientras que en América latina se están presentado sequías e incendios, demostrando que algo grave está pasando con el clima. Vale la pena preguntarnos: ¿hasta dónde llega la responsabilidad de cada uno de nosotros? Recordemos que las acciones individuales sumadas, tienen consecuencias globales y pequeños pasos pueden hacer la gran diferencia.

Cada día podemos seguir una lista de acciones sencillas para ser mejores amigos del planeta: disminuye el consumo, recicla y reutiliza todo lo que puedas, comparte tu carro, camina, cuida el agua, hazle mantenimiento a tu vehículo, utiliza el transporte público, apaga las luces que no necesites, desconecta los aparatos eléctricos, en fin, disminuye tu huella ecológica. Todo un desafío de la creatividad humana y a su capacidad para resolver problemas.