180 años de Medellín como capital de Antioquia

La Alcaldía, durante los festejos de la Feria de la Flores de este año, hará mención de los 180 años que cumple Medellín como la capital de Antioquia.

Se pueden considerar varias circunstancias para que Medellín fuera la capital de Antioquia, entre ellas la fertilidad de la tierra y el clima propicio, su ubicación estratégica y el apoyo de varios gobernantes.

Antioquia buscó ser departamento y Medellín su capital

El 17 de diciembre de 1819 fue dada en el Congreso de Angostura la Ley Fundamental que creó la República de Colombia, cuyo vicepresidente fue el medellinense Francisco Antonio Zea. Quedaron unidas la Nueva Granada y Venezuela divididas en tres departamentos: Cundinamarca, Venezuela y Quito. Antioquia quedó como provincia del Departamento de Cundinamarca. Como capitales de las provincias quedaron las mismas de la Colonia.

El 12 de julio de 1821 el Congreso de Cúcuta, bajo la presidencia del envigadeño José Manuel Restrepo, dio la Constitución de la Gran Colombia, basada en la de Angostura, la que dividió la República en departamentos y estos en provincias. Antioquia quedó como Provincia del departamento de Cundinamarca y su capital continuó siendo Santafé de Antioquia. Tanto Zea como José Manuel Restrepo estaban enterados de las intenciones de Medellín de ser capital pero en los inicios de la República seguramente no consideraron prudente tratar dicho punto en los congresos constituyentes. Sin embargo, dos pretensiones empezaron a cobrar mucha mayor fuerza, la de que Antioquia fuera departamento y no provincia y la de que su capital fuera Medellín. En esa década de 1820 se alcanzarían ambas cosas.

Medellín no había sido antes capital de la provincia de Antioquia porque primero se fundó Antioquia y luego Santafé, dos poblaciones que se unieron como Santafé de Antioquia en 1541 para ser capital en tiempos de Gaspar de Rodas, por decreto de la corona española. Además la Villa de Medellín solo fue fundada como ciudad en 1675, mediante cédula real de Mariana de Austria.

Esto causó malestar en la comunidad de Santafé de Antioquia al verse rebajada en su calidad de capital de la provincia. Pero en 1823, el gobernador Gregorio Urreta, movió sus influencias políticas con el entonces vicepresidente Francisco de Paula Santander, para convencerlo de que Santafé de Antioquia no era el lugar más propicio para que continuara siendo la capital de la provincia por la poca fertilidad de la tierra, lo que empobrecía a la gente y ocasionaba la emigración, principalmente al Valle del Aburrá.

Medellín es capital por una modificación a la ley

No obstante el interés de los pobladores del Valle del Aburrá, en junio de 1824 fue expedida una ley de ordenamiento territorial que consolidaba que las provincias y sus capitales seguían como venían. Pero no fue bien vista por varias regiones, incluyendo a la Villa de Medellín y se presionó para que se modificara esa ley con una ley llamada Aclaratoria del 17 de abril de 1826. Porque hay que aclarar que Medellín no fue declarada capital de la provincia por una ley específica realizada para ese efecto, sino que en esa modificación a la ley de ordenamiento territorial de 1824, el artículo tercero estableció a la Villa de Medellín como la capital de la provincia de Antioquia. La determinación de esta modificación la tomó finalmente el Congreso Nacional, Senado y Cámara reunidos, y fue sancionada por el vicepresidente Francisco de Paula Santander.